El Canalla venció por 2 a 1 a Huracán con goles de Silva e/c y Rinaudo en una ráfaga de diez minutos, que le permiten soñar en la Superliga

Rosario Central superó por 2 a 1 a Huracán este sábado por la noche en el estadio Gigante de Arroyito, bajo el arbitraje de Nicolás Lamolina, en un partido por la 17ma fecha de la Superliga. El Canalla consiguió un triunfo clave después de estar abajo en el marcador tras el tanto de Norberto Briasco. En una ráfaga de diez minutos lo dio vuelta con goles de Anthony Silva en contra y Fabián Rinaudo con un remate memorable. Con el triunfo de hoy, quedó a sólo un punto de River y Argentinos, los punteros del torneo local.

El encuentro, que marcó el regreso de Marco Ruben a Central, comenzó con un leve dominio del conjunto local, que a los cinco minutos tuvo la primera ocasión de la noche a partir de un tiro libre de Lucas Gamba que fue conectado por Ciro Rius prácticamente debajo del arco, pero el volante no pudo convertir al enviar el balón por encima del travesaño.

Posteriormente, a los 30 minutos, Emmanuel Ojeda asistió de manera brillante a Gamba, quien tardó en acomodarse y remató de manera deficiente a la derecha del palo de Anthony Silva.

Foto: Juan José García

Huracán respondió con dos disparos de Martín Ojeda, uno controlado con tranquilidad por Jeremías Ledesma y otro que salió desviado.

Sobre el final del primer tiempo Rius apareció por la izquierda a la salida de un tiro libre, envió un centro y Diego Zabala cabeceó muy cerca del palo izquierdo de Silva.

A pesar de no tener un nivel de juego continuo y claro, al cuadro que dirige Diego Cocca le bastó con un par de intentos para ser más que su rival en el capítulo inicial, pero la ineficacia volvió a decir presente en Arroyito.

Foto: Juan José García

El segundo tiempo comenzó con mucho ritmo por parte de los dos equipos, pero con posturas distintas: Central siguió apostando al juego por las bandas y Huracán ya decididamente jugaba al contragolpe.

Bajo este concepto, Rodrigo «Droopy» Gómez contó con una chance clara de gol a través de un tiro que se fue cerca del ángulo izquierdo de Ledesma.

El Globo siguió llegando con cada vez mayor frecuencia al área de Central, y a los 16 minutos se puso en ventaja gracias a un potente disparo de Norberto Briasco que, gracias a la comba que tomó, vulneró la resistencia de Ledesma.

Después del tanto, Cocca mandó al campo de juego a Sebastián Ribas en lugar de Lucas Gamba.

Ya con el encuentro partido, Ledesma evitó una nueva caída de su valla al tapar de manera magistral un intento de Ojeda tras una gran jugada de la figura de Huracán, «Droopy» Gómez.

Como el equipo no encontraba reacción, el DT auriazul dispuso los ingresos de Joaquín Pereyra y Alan Marinelli por Emmanuel Ojeda y Zabala.

Y a los 39 minutos, Ribas anticipó por lo alto tras un centro de Pereyra, la pelota pegó en el travesaño, rebotó en la espalda de Anthony Silva y entró, por lo que el Canalla llegó al empate.

Cuando parecía que se bajaba el telón del encuentro, los jugadores del Globo dejaron avanzar a Fabián Rinaudo, quien se animó y probó desde afuera con un remate memorable que pegó en el palo y besó la red, para que estalle todo el público canalla que colmó el Gigante de Arroyito.

De esta manera, Central, sin sobresalir, consiguió una ajustada victoria con actitud y corazón que los invita a los hinchas a soñar: a seis fechas del final, el equipo rosarino quedó a un punto de River y Argentinos, los punteros de la Superliga. Y de yapa, está clasificando a la Copa Libertadores.

Foto: Juan José García

Comentarios