Representantes del Sindicato de Luz y Fuerza de Rosario mantuvieron este jueves un encuentro con el padre José María “Pepe” Di Paola, en el marco de la visita del párroco a la ciudad para brindar una charla en la Universidad Católica Argentina (UCA) sobre “Compromiso y organización comunitaria”.

En este sentido, Pablo Palleiro, subsecretario general del gremio, le hizo entrega de un libro al máximo referente del grupo de curas villeros que tienen sus parroquias en zonas vulnerables del Conurbano, con quien dialogaron sobre la posibilidad de establecer proyectos conjuntos con la solidaridad como eje principal.

De esta manera, el Sindicato de Luz y Fuerza de Rosario busca ampliar los horizontes de su campaña solidaria permanente por medio del fortalecimiento de los vínculos con instituciones y personas dedicadas a ayudar a los más necesitados.

En el encuentro, el padre Pepe valoró la tarea social del Sindicato e invitó a seguir trabajando mancomunadamente. “El libro que le entregamos trata de transmitir todo el trabajo que se viene realizando con la Campaña Solidaria Permanente y las acciones solidarias que se vienen haciendo desde 2015 a esta parte”, señaló Palleiro.

“Haber escuchado al padre Pepe fue de una gran emoción y nos sirvió para reafirmar nuestro compromiso con los más necesitados. Es una de las maneras de poner nuestro granito de arena con la sociedad y estamos muy contentos con la recepción que tuvimos de su parte”, agregó.

Para terminar, el subsecretario general del sindicato recalcó la importancia de entender que “las carencias no son sólo económicas, ni de alimentos, la carencia es afectiva y por eso necesitamos un sindicalismo más humanizado como lo quería Perón”.

Más de dos décadas de trabajo en las villas

Alejados de los vaivenes del valor del dólar y el riesgo país que obsesiona a muchos argentinos, en las villas la prioridad es conseguir un plato de comida. Y al padre Pepe Di Paola no se la contaron. Con más de dos décadas de trabajo en las barriadas, conoce como nadie la pobreza y asegura que la falta de trabajo “rompe las estructuras familiares con efectos devastadores”.

En un extenso diálogo con CLG, el cura villero cercano al papa Francisco contó cómo se vive la miseria, la marginación, la creciente violencia en las villas, y cómo, en aparente paradoja, hay más preocupación, solidaridad y recepción para el que no tiene nada.

La nota

“El individualismo se apoderó de la comunidad y se impuso como ideología”

Comentarios