Alberto Botto, secretario general del Sindicato de Luz y Fuerza, titular del Movimiento Sindical Rosarino y de la Fundación Con la Gente, remarcó la importancia de rescatar el valor de la solidaridad en tiempos de crisis

“Fue un año intenso”. Así definió Alberto Botto, secretario general del Sindicato de Luz y Fuerza de Rosario, además de titular del Movimiento Sindical Rosarino y de la Fundación Con la Gente, un 2019 marcado por la solidaridad y la ayuda al prójimo de la mano de la Campaña Solidaria Permanente que desarrolla el gremio desde hace varios años.

“Mientras avanzaba el modelo de ajuste del gobierno anterior, notábamos como el tejido social y la economía se iban deteriorando, hicimos lo que pudimos para menguar esa situación”, indicó Botto, quien resaltó que a lo largo del año brindaron ayuda a más de 60 organizaciones sociales.

“Claramente no somos el Estado, que se fue retirando de los sectores marginales, pero desde nuestro lugar ayudamos a comedores, copas de leche y hospitales que recibieron nuestra colaboración”, agregó el dirigente. Y puntualizó que “en mayor medida la ayuda pasó por alimentos. La gente no comía todos los días y acudían a nosotros por casos sociales muy sensibles, ojalá que con el nuevo gobierno renazca la esperanza y se empiecen a solucionar los problemas”.

En otro orden, Botto se refirió a la flamante Fundación Con la Gente, un proyecto que busca rescatar el valor de la solidaridad en tiempos de crisis. “La realidad nos dice que hay muchos chicos que no tienen las oportunidades para desarrollarse. Y nuestra tarea será la de ayudar a cuantos podamos para que cumplan el sueño de crecer como personas, aprendiendo un oficio o capacitándose en la educación superior”.