El crucero salió hace 12 días desde Hong Kong y fue rechazado por cinco países

Cinco argentinos se encuentran a bordo del crucero que arribó hoy a Camboya luego de ser rechazado por cinco países debido al temor a que algún pasajero estuviese infectado por el coronavirus, enfermedad que causó 1.370 muertos y 60.349 contagios en el mundo.

La nave Westerdam, de la empresa Holland America Line, cuenta con 651 ocupantes estadounidenses, 127 británicos, 91 holandeses y 57 alemanes, además de ciudadanos de una treintena de países, incluidos Argentina (5), Brasil (5), Chile (3), Ecuador (5), España (7) y México (5), consigna la agencia de noticias EFE.

Los 1.455 pasajeros y 802 tripulantes eran examinados por personal sanitario en el territorio de Camboya, y, aunque el barco no se encuentra en cuarentena, todos permanecerán a bordo hasta que se descarte que alguno sea portador del coronavirus.

El crucero salió hace 12 días desde Hong Kong con el objetivo de llegar este sábado a la ciudad japonesa de Yokohama, pero las autoridades le negaron la entrada porque una persona a bordo había mostrado síntomas compatibles con el virus.

Luego, Taiwán, Filipinas, Guam y Tailandia tampoco permitieron que ingresara, por lo que el primer ministro camboyano, Hun Sen, anunció en horas de la noche del miércoles que se otorgaba el permiso para que el Westerdam atracara en Sihanoukville.

«Agradecemos este acto de solidaridad en un momento en el que al mundo se le abre una ventana de oportunidad para parar el COVID-19 y parar el estigma y el miedo», dijo el director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en su cuenta de la red social Twitter.

Se trata del segundo crucero que enciende las alarmas luego de que en Japón se pusiera en cuarentena al Diamond Princess, donde al menos 218 de sus 3.700 personas a bordo dieron positivo por el coronavirus, entre ellos un turista argentino.