Política

Alberto Fernández, crítico por la condición de las cárceles en Buenos Aires


"Macri dejó de pagar cosas. En la provincia de Buenos Aires dejaron de repartir comida en las cárceles", puntualizó el presidente electo

«Macri dejó de pagar cosas. En la provincia de Buenos Aires dejaron de repartir comida en las cárceles», puntualizó el presidente electo

El presidente electo, Alberto Fernández, expresó este sábado su preocupación por la crítica situación que atraviesan las cárceles bonaerenses y responsabilizó al actual gobierno por dejar que llegue «a un punto muy complejo».

Durante la última semana, las personas privadas de su libertad en un gran número de unidades penitenciarias de la provincia de Buenos Aires realizaron una huelga de hambre con el objetivo de visibilizar la vulneración a sus derechos en general y en lo relativo a la provisión de alimentos adecuados para una dieta saludable en particular.

A partir de los reclamos de distintas organizaciones y de una orden judicial, se comenzó a regularizar temporalmente la situación, llegando en las últimas horas alimentos adecuados a las unidades penitenciarias bonaerenses.

Al respecto, Fernández se refirió en declaraciones Radio La Red: «Macri ha dejado de pagar cosas, obligaciones del Estado con proveedores. En la provincia de Buenos Aires dejaron de repartir comida en las cárceles. Después lo resolvieron, pero llegaron a un punto en que podía ser muy complejo», sostuvo.

En los últimos meses, se registró la denuncia de falta de pago por parte del gobierno de María Eugenia Vidal y la inexistencia de contrato vigente para con Cookmaster, empresa proveedora del servicio de viandas para las cárceles bonaerenses. Es así como la compañía definió dejar de proveer de carnes rojas y blancas a las unidades penitenciarias de la provincia de Buenos Aires, sólo garantizando hidratos de carbono tales como fideos, arroz blanco y papas.

A esto se suma el reclamo histórico por la sobrepoblación que tienen las cárceles en todo el país y principalmente en la provincia de Buenos Aires. Es por ello que las personas privadas de su libertad exigieron una serie de beneficios que no se están cumpliendo y permitirían terminar con el actual estado de hacinamiento carcelario: libertades o arrestos domiciliarios para los procesados sin condena, arrestos domiciliarios para los condenados sin sentencia firme, mejores condiciones de alojamiento carcelario y mayor celeridad en la tramitación de las causas penales.