¡Justicia, justicia, justicia! Ese fue el grito de miles de santafesinos que se autoconvocaron para pedir respuestas tras la ola de crímenes que sacudió a la ciudad

Movilizados por la creciente ola de violencia que sufre la provincia y que sacudió también a la ciudad de Santa Fe con el crimen del agente de turismo Hugo Oldani, miles de autoconvocados santafesinos marcharon en la capital provincial contra la inseguridad, bajo el lema “Santa Fe Sangra”.

La protesta nació a través de las redes sociales y tuvo su epicentro en la Plaza de Mayo, donde familiares de víctimas de la inseguridad y la comunidad en general se convocó para pedir respuestas al poder político y judicial. Juntaron firmas para declarar la emergencia en seguridad y pidieron audiencias con funcionarios.

Uno de los testimonios más conmovedores fue el de Azucena, madre de Maxi Olmos, quien fue asesinado a balazos para robarle su motocicleta el 19 de septiembre  pasado. “Hasta que no les toque a los jueces en carne propia lo que es perder un hijo yo pienso que no van a hacer nada”.

 

Además, manifestó que aunque se sienten “muy acompañados por la comunidad”, jamás tuvieron respuestas del ministro de Seguridad Marcelo Sain, ni del gobernador Omar Perotti. “Jamás nos llamaron, eso pedimos, también, que por lo menos nos llamen, una palabra de consuelo… nadie nos llamó a las madres de víctimas, que nos atiendan”.

Con la presencia de distintas agrupaciones de familiares de víctimas de la inseguridad en el escenario, otra de las organizadoras exigió “a quienes tienen el poder de cambiar las cosas les digo que esto tiene que parar”. Y añadió: “Esta concentración va más allá de cualquier orientación política, religiosa y de género porque eso no va a importarles a la hora de matarnos: basta de robos, basta de muertes, basta de impunidad”.

A su turno, Graciela Brondino, madre de Marianela, asesinada en ocasión de robo, apuntó directamente contra el mandatario provincial: “El gobernador prometió en campaña que iba a traer paz y orden, nada de eso ocurrió hasta ahora. Ya ganaron, y al resultar vencedores se convirtieron en depositarios de un poder que los ciudadanos les entregamos temerariamente”, recordó.

“Ustedes y los que los precedieron ayudaron a engendrar, por acción u omisión, una verdadera economía del delito”, prosiguió. Y exigió: “basta ya de diagnósticos, hay en Santa Fe una verdadera economía del delito”.