La jugadora de 34 años tuvo una destacada actuación en el Mundial conquistado por Estados Unidos, en el que lideró al equipo no solo dentro de la cancha, sino también afuera

La mediocampista estadounidense Megan Rapinoe confirmó los pronósticos y se quedó este lunes con el segundo Balón de Oro femenino de la historia. La norteamericana se impuso por delante de la británica Lucy Bronze, del Olympique de Lyon, y de su compatriota Alex Morgan, del Orlando Pride.

La jugadora de 34 años de Seattle Reign logró este reconocimiento gracias a su actuación en el Mundial conquistado por Estados Unidos, en el que lideró al equipo no solo dentro de la cancha, sino también afuera: Megan Rapinoe es una figura feminista, que marcha en primera línea de la lucha por los derechos de las personas LGBT y la igualdad entre hombres y mujeres, y convertida en un ícono de la oposición al presidente Donald Trump.

A sus 33 años, Rapinoe cuenta con una carrera admirable tanto dentro como fuera de la cancha, y es una activista acérrima contra el sexismo y la homofobia. Desde que en el año 2012 explicó que era lesbiana, no dejó de luchar por la igualdad de derechos.

En 2016, cuando Donald Trump se hizo con la presidencia de Estados Unidos, Rapinoe comenzó su cruzada contra las políticas migratorias del mandatario. Siguiendo con la protesta iniciada por el jugador de baseball Colin Kaepernick, la delantera fue la primera deportista blanca en arrodillarse cada vez que sonaba el himno del país.

Ahora, ya no puede arrodillarse debido a la normativa que impuso la federación estadounidense, pero se niega a cantar el himno, algo por lo que la criticó Donald Trump.

“Cuando me pongo de rodillas, estoy frente a la bandera con todo mi cuerpo, mirando directamente al corazón del mayor símbolo de libertad del país, debido a que creo que es mi responsabilidad (tanto como la de ustedes), asegurarme de que todos puedan disfrutar de la libertad en este país”, respondió ella.

Su polémica más reciente fue asegurar que “no acudiré a la puta Casa Blanca” si su equipo gana el Mundial. La respuesta de Trump no se hizo esperar: “Megan nunca debe faltarle el respeto a nuestro país, la Casa Blanca o nuestra bandera, especialmente porque se ha hecho mucho por ella y por el equipo. Siéntete orgullosa de la bandera que llevas. Y primero debes ganar antes de hablar”, la retó a través de Twitter.

Sin embargo, Rapinoe es todo un referente en el deporte estadounidense y se ha ganado la simpatía de muchos aficionados al fútbol, que esperan al próximo domingo para ver si la selección se hace con el Mundial de fútbol y sus protestas continúan teniendo recorrido tras la competición.

El presidente Donald Trump le respondió este miércoles (26.06.2019) a la estrella de fútbol femenino estadounidense Megan Rapinoe que no “falte el respeto” al país, luego de que la jugadora dijera que no iría a la Casa Blanca.

“La jugadora de fútbol femenino, Megan Rapinoe, acaba de decir que ‘no irá a la p… Casa Blanca’ si ganan. Aparte de la NBA, (…) todas las ligas y equipos adoran venir. Soy un gran fanático del equipo estadounidense y del fútbol femenino, ¡pero Megan debería GANAR antes de HABLAR! ¡Termina el trabajo!”, dijo Trump en Twitter.

La capitana se enojó por que se jugaron tres finales el mismo día:

Comentarios