Central cortó la racha de victorias pero se quedó con un puntazo

Por Enrique Genovar

Hay empates y empates. El de Central en Santiago es aquellos empates denominados positivos, empates que valen. Es que más allá de que al partido lo ganaba, el rival le llegó mucho sobre el final y no lo derrotó por la gran noche que tuvo Jeremías Ledesma. Una igualdad que sirve y mucho pensando en continuar agrandando el promedio. Un punto que hace que la suma en los últimos cuatro partidos sea positiva; ya que cosechó 10 de 12.

Central Córdoba es un rival difícil en su cancha. Un equipo que sabe a lo que juega y que tiene una fortaleza física muy dura a la cual le agrega un juego directo interesante y muy buenos remates de media distancia.

Central le hizo frente de buena manera. Claro que lo enfrentó de igual a igual ena lucha, porque el partido dió para eso y no para jugar. El equipo de Diego Cocca no pudo hilvanar juego en ningún momento, pero siempre tuvo el overol cómo pilcha principal durante todo el partido.

Lo que puso el DT en el medio funcionó a medias. Es que la ausencia de Fabián Rinaudo hizo que Emmanuel Ojeda tenga la compañía en la contención de Joaquín Pereyra, algo que en líneas generales funcionó. Lo que estuvo otra vez ausente fue la generación de fútbol. Es que el Colorado Gil volvió a fallar y Ciro Rius estuvo bien contenido.

Lo que también dejó el partido fue la sensación de que Diego Cocca demoró en los cambios. Fue tan trabajoso el dueño que las variantes se imponían para refrescar fuerzas. Sin embargo el técnico canalla modificó nombres demasiado tarde.

Un duro partido que Central no lo perdió por Jeremías Ledesma. El arquero fue figura y recuperó confianza. De pareció mucho al del año pasado, al del último semestre de 2018. Firme, seguro, atajador y con tremenda voz de mando. Ledesma hizo un partido perfecto en Santiago.

El Canalla y un punto positivo, porque hay empates y empates. Y el que consiguió ante el Ferroviario fue uno de esos que dejan una mueca de felicidad en la cara.

Comentarios