Por José Odisio

Por José Odisio

La pretemporada avanza, y la ansiedad por sumar refuerzos crece a medida que se acerca el reinicio del torneo. Como sucede muchas veces, Kudelka parece menos ansioso que los hinchas. Y es lógico, el DT se mantiene firme en sumar dos jugadores de jerarquía en ataque, y prefiere aguardar por Soldano, Palacios o Chávez antes de aceptar otros nombres menos seductores.

El hincha, en cambio, quiere premura, cerrar un nombre de inmediato. No entiende razones, todavía lo asusta la tabla de promedios y espera que el refuerzo llegue, aunque no se trate de los nombres que pide Kudelka y que por razones económicas aún siguen en el tire y afloje.

La realidad es que los refuerzos se necesitan. Y Kudelka entiende que donde hay que sumar es en ataque, aunque Newells sea el tercer equipo más goleador del torneo. La Lepra hace goles, pero no tiene un goleador. Y eso es lo que pretende el DT.

Siempre es mejor que el refuerzo llegue lo antes posible. Pero si se concreta el arribo de Soldano o Palacios, o un nombre similar, esperar un poco no será un problema. La dificultad es si esas negociaciones no prosperan. Kudelka quiere uno o dos delanteros confiables, y la dirigencia debe insistir por ese lado. La demora solo se olvida si el nombre es importante, es la ley del mercado de pases.

Foto: prensa Newell’s