Ciudad
Gremiales

Lucero de Sadop fue amenazado desde un colegio denunciado por violencia institucional


"Es este es el Estado de WhatsApp de personal del colegio Ceferino Namuncurá. La violencia es institucional porque se promueve desde arriba, se reproduce y el estado la tolera...", sentenció vía Twitter

Amenazaron el secretario general de Sadop Rosario Martín Lucero mediante un video que llegaría desde un chat del colegio privado Ceferino Namuncurá. El mensaje grabado dura 29 segundos no tiene sonido y muestra una situación violenta en la puerta de una institución la cual es cerrada con una imagen fija que dice «Así vá a kedar lucero jajaja». El propio gremialistas publicó el video: «Es este es el Estado de WhatsApp de personal del colegio Ceferino Namuncurá. La violencia es institucional porque se promueve desde arriba, se reproduce y el estado la tolera…», sentenció vía Twitter.

«Los que estamos acostumbrados no nos preocupa. A mí no me asusta, más bien te genera rechazo y más que nada te genera temor por la gente que trabaja en ese lugar. El video no es para mí, el video es para que tengan miedo los que trabajan ahí», argumentó el dirigente.

El gremio Sadop comenzó varias denuncias sobre el colegio por antecedentes violentos contra el personal educativo de la Ceferino Namuncurá. De todas formas, ninguna de ellas tuvo la intervención de las autoridades, según indican desde el propio gremio. «Pueden hacer 200 millones de video y pintar el sindicato, no hay problemas, no le tenemos miedos. Si nos preocupan los compañeros que trabajan en esa escuela, la mayoría de la gente afectada son docentes de la escuela. Gente que se larga a llorar por las cosas que padecen en el trabajo», detalló Lucero sobre la escuela de Presidente Perón 5038.

Se trata de un establecimiento primario y secundario con subvención estatal, pegado al Distrito Oeste y frente a Villa Banana: una escuela que se cerró en la década del 90 tras varias denuncias y se reabrió en 2004 con la misma conducción y «hostigamientos», según afirman desde el gremio de docentes particulares, Sadop.

«Si yo fuera funcionario público no me daría la cara para volver a pisar mi despacho si viera estas cosas. El Estado tiene que tomar cartas en el asunto y cortarlo», recalcó ante La Capital.

Por su parte desde el gremio afirman que «las amenazas hacia un dirigente tienen como único objetivo intimidar al personal de la escuela. La violencia que hasta hoy sucedió puertas hacia adentro, quedó expuesta. Sadop no miente»,

Lucero recibió numerosas muestras de apoyo, a la vez que mostraron su repudio a este tipo de amenazas que solo buscan amedrentar a las autoridades del gremio y a los docentes que se desempeñan en ese establecimiento.