Acuerda un «período de transición», aunque manifestó su tristeza ante la decisión de éstos de alejarse de sus funciones como miembros de la realeza

La reina Isabel II decidió otorgar un «período de transición» en el que el duque Harry y la duquesa Megan de Sussex podrán vivir durante un tiempo entre Canadá y el Reino Unido, y apoya su «deseo», según lo hizo saber este lunes a través de un comunicado emitido desde el palacio de Palacio de Buckingham.

Con esta decisión quedó en claro que los duques rechazaron el pedido de la familia real para que ambos permanezcan como miembros de la realeza a tiempo completo y se evite el «Megxit», como la apodaron los medios en alusión al Brexit.

La reina celebró este lunes una cumbre sin precedentes en su residencia de Sandringham, al este de Inglaterra, para resolver la situación de Harry y Meghan, luego de la crisis desatada por el anuncio.

La monarca británica dijo que había mantenido una reunión muy constructiva de la que participó también el príncipe Carlos de Inglaterra y su hijo Guillermo, pero reveló su tristeza por haberlos perdido como «miembros de la realeza que trabajan a tiempo completo».

«Mi familia y yo apoyamos por completo el deseo de Harry y Meghan, aunque hubiéramos preferido que siguieran siendo miembros a tiempo completo de la familia real. Respetamos y entendemos su deseo de vivir una vida más independiente sin dejar de ser una parte valiosa de mi familia”, agregó.

En la reunión, que fue convocada de forma urgente, la familia real estuvo trabajando arduamente para idear una gama de opciones para otorgar un nuevo rol para la pareja.

En ese sentido, la reina Isabel dijo también que continuarán trabajando en los próximos días para definir cual será su situación final.

La reina quedó profundamente herida por la decisión de su nieto de publicar la declaración sin su conocimiento, una noticia que impactó fuertemente en la sociedad británica.

El domingo, según el diario Times de Londres, citó una fuente, que acusaba al príncipe Guillermo de ser el responsable de la decisión de su hermano.

Pero en una declaración conjunta publicada hoy, los príncipes Guillermo y Harry negaron que estén distanciados entre ellos y desmintieron la publicación del diario británico que también afirmó que los duques de Sussex habían sido marginados por la Casa Real.

Al anunciar su decisión el miércoles pasado, Harry y Meghan de tener un nuevo rol dentro de la institución y que querían continuar su trabajo con organizaciones benéficas «mientras seguían apoyando plenamente a la reina».

Los duques de Sussex indicaron, también, que no quieren recibir más dinero de los contribuyentes, los cuales costean el 5% de las operaciones de la familia real, lo que les permitirá poder trabajar y hacer negocios.

En ese sentido, los medios especulan que los príncipes ya tienen previsto la explotación de un sello de la pareja llamado “Sussex Royal”, una marca comercial global para desarrollar una gama de artículos y eventos que incluye ropa y todo tipo de merchandising.

Además salieron a la luz informes sobre un supuesto contrato que firmó Meghan para hacer un trabajo de voz en off para Disney a cambio de una donación a la organización Elephants Without Borders, que ayuda a proteger a los animales de los cazadores furtivos.

Aunque ni ella ni la compañía confirmaron la noticia, circula en los medios un video de Harry alabando los talentos de su esposa al CEO de Disney, Bob Iger, durante el estreno de El Rey León en julio de 2019.