El lugar alberga a varias especies en vías de extinción, escenario que elevó la señal de alarma entre los principales ecologistas

El volcán conocido como La Cumbre, en la deshabitada isla de Fernandina del archipiélago ecuatoriano de las Galápagos, comenzó a expulsar cenizas y lava poniendo en peligro un hábitat natural no contaminado que actualmente alberga a varias especies en vías de extinción, escenario que elevó la señal de alarma entre los principales ecologistas.

Ante esto, el Parque Nacional de las Galápagos (PNG) emitió un comunicado en el que indicó «el valor ecológico de la isla de Fernandina que es muy importante porque sus ecosistemas albergan especies únicas como iguanas terrestres y marinas, serpientes, ratas endémicas, cormoranes y pingüinos».

El documento emitido por el PNG estima que el volcán, de 1467 metros de altura, «presenta una fisura a lo largo del flanco sudoeste y un flujo de lava baja hacia las costas de la isla, una de las más jóvenes del archipiélago».

El fin de semana pasado se produjo un terremoto de magnitud 4,7 de acuerdo con un informe del instituto geofísico local, seguido por 29 movimientos de asentamiento de magnitud inferior a 3,1.

La última erupción precedente se registró el 16 de junio de 2018.

Comentarios