Cambridge advierte que el coronavirus pudo haber nacido en otra ciudad china