El gobierno creó una mesa de trabajo para abordar el uso racional de la fuerza