El Papa declaró mártires a dos víctimas del genocidio armenio y los acerca a la santidad