Vecinos denuncian que quieren «partir» la isla para beneficios personales