Hace 40 años, Israel destruyó el sueño nuclear de Saddam Hussein