Gradualmente

La Iglesia ratificó que resignarán las asignaciones de los obispos