La OMS se muestra preocupada por el ritmo de transmisión del coronavirus en Europa