El Vaticano rechazó bendecir a las parejas de personas del mismo sexo