Rosario inclinó la balanza y fue contundente respecto a la ESI