La bajante del Paraná ya generó pérdidas millonarias