Estados Unidos sigue sin decretar cuarentena nacional y supera las 5.000 muertes