El videojuego que propone Lit Killah para sobrellevar la cuarentena