Según el Vaticano

El porcentaje de católicos en el mundo baja levemente