Un arranque soñado para la legión criolla en Roland Garros