El Rey español renunció a la herencia de su padre y le quitó su asignación