Castells: «El pueblo se aguanta a guiso y mate cocido todo el año, pero las Fiestas no»