«Están todos a los gritos… caducó»: mensajes de los rugbiers tras el crimen