En Rumania

Francisco pide no olvidar el pasado, pero llama a «la convivencia fraterna»