Lo aceptó Bonadío

Causa de los cuadernos: el financista Clarens, nuevo arrepentido