Prat Gay: «Para frenar la curva hemos destrozado la economía»