Israel dio a conocer un manuscrito bíblico de 2.000 años de antigüedad