Científicos argentinos crearon un horno que permite descontaminar y reutilizar los barbijos