Unos 200 policías custodian el acceso al cementerio donde descansan los restos de Maradona