La alergia a la proteína de la leche de vaca puede comprometer la salud del niño