Detectan el coronavirus en aguas residuales de Barcelona en marzo de 2019