Se habilitaron las reuniones familiares y las carnicerías se quedaron sin asado