Para CLG por Fernando Cesaretti

Mujeres y varones, trabajadores todos de una sección del Frigorífico Swift, se fotografían al sol un día de 1948.

Si se observa detenidamente sus rostros sonrientes, se notará que algunos son hijos de los «polacos del Saladillo», esa proletaria inmigración centroeuropea que arribó dos décadas antes al extremo sudeste rosarino, como mano de obra de la industria de la carne allí establecida.

Comentarios