El animal llegó a un refugio en Sudáfrica débil y deshidratado y el perro le dio contención inmediatamente.

 

Jazz fue encontrada a los pocos días de nacer por un granjero que pasaba por el campo de Mokopake, Sudáfrica, y la vio deshidratada. Inmediatamente llamó al refugio The Rhino Orphanage que la acogió.

Al llegar al lugar Hunter, el perro guardián del orfanato, comenzó a cuidar al animal. La cuidadora Janie Van Heerden aseguró que se habían hecho amigos de inmediato.

En el centro de atención la jirafa recibió líquidos por vía intravenosa y poco a poco se fue recuperando. Además de recibir el amor de Hunter la están alimentando con leche y hojas. En las redes del refugio ya se puede ver cómo empezó a comer hojas.

Comentarios