Ciudad

El interminable trabajo solidario de la ONG Orillas en La Sexta, aún en pandemia


CLG dialogó con Carolina Roldán, integrante de la organización, quien relató la larga lista de talleres y acciones que realizan para ayudar al barrio rosarino

Once años de trabajo solidario ininterrumpido lleva la ONG Orillas en el barrio República de La Sexta, en Rosario. Once años buscando llevar educación e integración a donde el sistema no llegó. A través de una larga lista de talleres y acciones, los voluntarios de la organización trabajan con chicos, jóvenes y adultos del barrio buscando brindarles mejores oportunidades. En ese sentido, CLG dialogó con Carolina Roldán, integrante de la ONG, quien relató cómo se modificó el trabajo de Orillas durante la pandemia.

En primer lugar, la voluntaria se remontó a los inicios de la organización, cuando apenas tenían un tablón en la vereda del club del barrio: «Hace once años que trabajamos en barrio República de La Sexta adentro del Club Unión y Fuerza. Al principio estábamos con un tablón afuera del club haciendo el apoyo escolar». Y agregó: «Cuando llegamos al barrio nos preguntaban qué les íbamos a dar, y nosotros les decíamos que les íbamos a dar herramientas para que puedan desarrollarse, y ellos nos tenían que decir qué cosas les gustaría hacer o aprender».

«El fin de Orillas es generar oportunidades para lograr una sociedad con igualdad de derechos y a la larga ayudar con la disminución de la pobreza. Pensamos que esto se logra a través de la educación, por eso nuestras actividades son talleres. Apuntamos a fomentar el pensamiento crítico y a no hacer asistencialismo», explicó, dejando en claro el objetivo que se marcaron.

En referencia a cómo fue desarrollándose la ONG a medida que pasaron los años, indicó: «Con el tiempo fuimos construyendo nuestro salón. Luego creamos el programa de Apadrinazgo: conseguimos becas en distintas instituciones para que los chicos hagan actividades».

Y así comienza la interminable lista de talleres y actividades que Orillas lleva adelante: «Surgió el Laboratorio Móvil, un programa de divulgación científica con experimentos. También hicimos el taller de Foto y Cine, para el desarrollo de las artes visuales. También hicimos peluquería, cocina y demás».

La voluntaria contó que «en general» Orillas tiene un total de once programas, «pero hoy no están todos en funcionamiento por la pandemia». «En tiempos normales tenemos actividades todos los días, pero por la pandemia tuvimos que modificar el esquema», explicó.

En ese sentido, Carolina se refirió a una de las últimas actividades que pudieron realizar, una de las más ambiciosas: «Uno de los últimos talleres que hicimos fue el de Rap, que fue un pedido muy grande de los chicos. En un principio lo hicimos desde los espacios culturales de la Municipalidad, pero desde que eso se suspendió el profesor decidió seguir viniendo como voluntario y ahora está en proyecto la construcción de un estudio de grabación. La idea es que sea un estudio social, que todas las personas del barrio que necesitan grabar algo puedan usarlo, y si después hay gente que lo puede pagar lo use para que nos ayude con el mantenimiento. Va a ser un estudio de grabación bien armado, ya compramos los equipos».

«Con el taller de rap también surgió la idea de crear una aplicación, que está en desarrollo, para hacer batallas de rap en streaming, incluyendo el contenido educativo de los talleres. La idea es que se pueda mostrar que desde el rap se pueden decir y aprender muchas cosas, y es una gran herramienta para el desarrollo de mensajes y estudio de distintas temáticas. En el taller hacemos que ellos estudien sobre una temática y a partir de eso hagan las letras de las batallas», agregó.

Sin embargo, la pandemia golpeó con fuerza en los barrios vulnerables y muchas familias de La Sexta se vieron afectadas notablemente por el impacto económico. Es por eso que Orillas tuvo que redoblar esfuerzos: «El año pasado empezamos con la ayuda alimentaria. No es algo que nosotros hayamos hecho habitualmente, pero por el pedido de las familias y las necesidades que había empezamos a repartir bolsones todas las semanas, y ahora lo hacemos cada quince días porque se nos hace muy difícil. Son 40 familias y cada vez nos cuesta más conseguir los alimentos».

De todas maneras, la pandemia también impulsó acciones educativas: «El año pasado junto con Global Shapers creamos Apostear, que es un programa con el que empezamos a trabajar la inclusión digital y las aulas digitales. Fuimos recolectando computadoras, armamos una sala con diez computadoras y la idea era darle una computadora a cada chico para que puedan acceder al contenido de la escuela. Acá nadie tiene internet ni computadora, les cuesta un montón».

«Nos tiene muy contentos que a partir de tener las computadoras y con la ayuda del programa Nueva Oportunidad, con el EEMPA 1330 armamos el «bachi» en Orillas, para que las personas mayores de 18 años puedan ir a terminar la secundaria. Es una alegría muy grande porque todos los chicos llevaron a sus papás a terminar la escuela. Tenemos 30 inscriptos», añadió.

Por último, con respecto a cómo se puede colaborar con Orillas, Carolina indicó: «Nos pueden encontrar en Facebook, Instagram y Twitter. La donación de alimentos siempre se necesita. Pronto vamos a relanzar nuestro sitio web, donde vamos a tener un botón con el que la gente va a poder hacer colaboraciones de dinero de distintos montos, lo que cada uno pueda. Juegos y artículos de librería para el salón también son bienvenidos».