Prometen grandes avances: desde el suministro de medicamentos en partes específicas del cuerpo humano hasta la limpieza de desechos tóxicos en el medioambiente

Un grupo de científicos estadounidenses logró crear los primeros “robots vivientes” de la historia. Se trata de seres completamente nuevos, y han sido generados a partir de células vivas de embriones de rana.

“Son novedosas máquinas vivientes”, indica Joshua Bongard, uno de los autores de la investigación, que contó con el apoyo financiero de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa.

«No son un robot tradicional, ni una especie conocida de animales. Es una nueva clase de artefactos: un organismo vivo y programable», afirma este científico, según publicó RT.

Estas nuevas criaturas fueron diseñadas en una supercomputadora por Bongard y su colega Sam Kriegman, en la Universidad de Vermont, y luego ensambladas y probadas por los biólogos Douglas Blackiston y Michael Levin en la Universidad de Tufts.

¿Para qué sirven?

Estos xenobots de un milímetro de ancho, capaces de moverse hacia un objetivo y de curarse a sí mismos después de ser cortados, podrían trasladar una carga útil, como por ejemplo un fármaco que deba llevarse a un lugar específico dentro de un paciente.

«Podemos imaginar para estos robots vivos muchas aplicaciones útiles que otras máquinas no pueden hacer», afirma otro autor de la investigación, Michael Levin, jefe del Centro de Biología Regenerativa y del Desarrollo en Tufts. Entre ellas, buscar partículas contaminadas con radiación, recolectar microplástico en los océanos, viajar por las arterias y limpiarlas.

«Es un paso hacia el uso de organismos diseñados por computadora para la entrega inteligente de medicamentos», añade Bongard.

Comentarios