«Las diferencias planetarias corren el riesgo de marcar la distribución de las vacunas»