CLG dialogó con José García, presidente de la Sociedad de Carniceros de Rosario, quien manifestó que «fue un año complicado» para el sector

La semana anterior la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes Argentina hizo público el informe anual del 2019 sobre el consumo de carne vacuna. Si bien destacó la importancia de la exportación, cayó casi un 10% el consumo interno y por cabeza, en el país, se han consumido alrededor de 51 kilos de enero a diciembre.

Rosario no le escapó a esos números y el titular de la Sociedad de Carniceros de Rosario, José García, expuso la realidad del sector ante CLG. “Fue un año complicado”, lanzó en sus primeras palabras al referirse a 2019.

El dirigente carnicero reconoció que la actividad marca una caída desde 2018 tanto en la venta como en la renta: “Para seguir con los niveles de venta hemos tenido que sostener precios y es una actividad chica, si estuvieron complicados las grandes cadenas de supermercados imagínense nosotros”.

José García – Titular Asociación de Carniceros Rosario

García se sumó a los datos de la Cámara Carniceras y reveló que en la última década el consumo de carne bajó 15 kilos per cápita. “Estábamos en 66 kilos y hoy apenas superamos los 51”, ejemplificó.

En este sentido dio las razones de la baja: “Son varios factores, el poder adquisitivo, crecimiento de otras carnes o cambio de dieta. No es solamente el precio”. Además, José García explicó que el consumo de otras carnes, como la de cerdo, creció exponencialmente en los últimos 10 años: “Se consumían 3 kilos y hoy estamos en 20”.

Si mira los aumentos en promedio, la carne vacuna es lo que menos ha aumentado. No hay duda de que la carne no terminó de aumentar”, completó el presidente de la Sociedad de Carniceros de Rosario.

Una de las medidas adoptadas para darle “movimiento” a las exhibidoras fue mantener el precio. De esta manera, detalló García “da un resultado de pérdida de renta” y reveló: “Por eso el sector nuestro está muy complicado. No estamos ajenos a lo que pasó con los demás rubros”.

El dirigente confesó que en los últimos seis meses cerraron más de 30 carnicerías, aunque ató el número a una posible mudanza de lugar de algunos locales.

Con el cambio de año los aires se renuevan, sin embargo, García fue muy claro: “No hay política pública referida a la carne”.

“Todos hablan de exportaciones, pero nadie habla de producción”, disparó y manifestó que la “única manera” de cambiar la situación de las carnicerías y el consumo es con “plata en el bolsillo de la gente”.

Además, criticó las iniciativas de congelamiento de precios y las acciones, como, por ejemplo, “Cerdo para todos”: “Cada 15 días viene un camión entregando a mitad de precio y en cerdo, con lo peligroso que es esta carne, no se sabe de dónde viene, a la gente no se la ayuda dándole riesgos, nadie controla eso y destruyen 10 negocios que están alrededor”.

Sobre el final del diálogo con CLG recalcó que no hay una cuestión para prever una mejora, no obstante, aclaró que los meses de enero y febrero no son parámetros para medir el resto del año ya que hay poco consumo debido a las vacaciones.

Comentarios