Se trata de la causa donde fue finalmente procesado por asociación ilícita y extorsión junto con el falso abogado Marcelo D’Alessio

El Procurador General de la Nación interino, Eduardo Casal, apercibió al fiscal federal Calos Stornelli por no haber concurrir a declarar como imputado al juzgado federal de Dolores en una causa donde fue finalmente procesado por asociación ilícita y extorsión junto con el falso abogado Marcelo D’Alessio.

La medida implica anotar la sanción en el legajo del fiscal, que tiene oportunidad de pedir su reconsideración o cuestionarla judicialmente.

La decisión se tomó en el legajo administrativo abierto en la Procuración General luego de que Stornelli se negara en seis oportunidades, y a lo largo de nueve meses, a concurrir a prestar declaración indagatoria ante el juez federal de Dolores Alejo Ramos Padilla, que lo declaró en rebeldía. Finalmente, Stornelli concurrió en noviembre pasado a declarar y el juez lo procesó.

Pero su reiterada ausencia a presentarse motivó que en la Procuración General se iniciara un sumario. En ese trámite, Stornelli se defendió al argumentar que no se presentaba a declarar en Dolores como parte de su estrategia de defensa. Dijo que si concurría iba a ser procesado y eso iba a perjudicar la investigación de los cuadernos de las coimas. Incluso sostuvo que se había montado una maniobra delictiva para minar su actuación en la causa y cuestionar el modo en que se habían tomado declaración a los «arrepentidos» en ese caso.

Tras el sumario, el fiscal Marcelo Retes, sumariante, aconsejó imponer una sanción de apercibimiento. Esta decisión fue compartida por el Consejo Evaluador de Fiscales, que sugirió que se debía abrir la instancia del tribunal de enjuiciamiento del fiscal, para que sin fueros pudiera ser conducido a declarar.

Horas antes de que se conociera ese dictamen del Consejo Evaluador, Stornelli se presentó a declarar a fines del año pasado en Dolores y descomprimió su situación.

No obstante, el asunto no devino abstracto, al punto que el procurador siguió con el sumario que ahora resolvió con la imposición de un apercibimiento.

El procurador Casal entendió entonces que a pesar de que Stornelli dijo que se buscaba afectar sus derechos y su independencia funcional con la declaración de rebeldía y que detrás de todo esto había una maniobra ilícita para atacar sus funciones de fiscal en el caso los cuadernos de las coimas, lo cierto es que «no logró demostrar de modo concreto los efectos que pretendía evitar» si es que era procesado.

De todos modos, Casal dijo que su conducta fue coherente con los argumentos que esgrimió, al punto que denunció a D’Alessio y fue querellante en la causa donde se investiga una maniobra para perjudicarlo.

Los argumentos de Stornelli, «si bien no lucen carentes de todo sustento, no justifican su incomparecencia a prestar declaración indagatoria», dijo Casal. Agregó que esa ausencia generó un retardo en la causa D’Alessio, que afecta la buena administración de Justicia.

Considerando su falta de antecedentes disciplinarios, Casal consideró adecuado imponerle una sanción de apercibimiento.