El Presidente hizo un análisis optimista de las negociaciones con el Fondo por la deuda

El presidente Alberto Fernández ratificó hoy que «el ajuste no lo van a pagar los más débiles» y aseguró que se enfocará más «sobre los que están en la mejor situación económica, que son los que exportan y los que tienen activos en el exterior».

«Tratamos de ir sobre los que están en la mejor situación económica, son los que exportan, los que tienen más capacidad contributoria. Los que tienen activos en el exterior. Hemos cumplido con lo que dijimos en la campaña», planteó Fernández en una entrevista al canal C5N.

También se refirió a los cambios en las jubilaciones, al sostener que además de los dos bonos de 5.000 pesos se definirá una nueva fórmula de actualización en «marzo o abril» y que tenderá a «acercarse más a la previa, que combinaba salarios e ingresos públicos, donde se toma en cuenta cómo crecen ambos».

«Dijeron que congelamos las jubilaciones y es falso. En marzo o abril revisaremos el ingreso para jubilados. Si las cuentas públicas mejoran, vamos a recomponer el ingreso de jubilados lo más rápido posible y de una forma acorde a la situación económica», remarcó.

Para el mandatario, su Gobierno «va por el buen camino», al hacer un balance del mes de gestión desde que asumió al frente del Poder Ejecutivo.

«Logramos contar con los instrumentos y las herramientas necesarias para hacer frente a los tiempos que vienen», destacó sobre la batería de medidas tomadas hasta ahora en el corto período que le tocó gobernar.

Reconoció, sin embargo, que hay una «inercia inflacionaria» heredada de la gestión de Mauricio Macri que «va a dejar secuelas este año por una cuestión de arrastre».

Fernández aseguró que para contener la inflación es necesario «desindexar» la economía, y en ese marco se pronunció en contra de la cláusula gatillo para la actualización de los salarios en las negociaciones paritarias.

«La indexación de la economía es lo peor que le puede pasar a la economía. La cláusula gatillo es una cláusula de indexación de la economía. Entiendo que es legítimo, pero termina siendo otro de los mecanismos indexatorios de la economía», argumentó.

Señaló que su deseo es que «la economía empiece a tranquilizarse» y dijo que «poco a poco lo vamos haciendo».

En este sentido, así como el Gobierno congeló por un plazo temporal las tarifas de servicios públicos, del transporte, los peajes y el combustible, consideró que los salarios deben «acordarse en paritarias libres, pero con ese dato en la cabeza».

«Necesitamos que la economía pare de indexarse porque sino parar la inflación es muy difícil», aseveró, y al respecto agregó: «Congelamos todo para que nadie vea deteriorar su ingreso. El Estado está haciendo su parte, necesitamos ahora que cada uno haga su parte», dijo.

En otro orden, el jefe de Estado cruzó al ex gobernador de Mendoza Alfredo Cornejo por las críticas que éste le dedicó a propósito de sus primera decisión al frente de la Casa Rosada: «Se rasgan las vestiduras como los defensores de la clase media y la empobrecieron».

«La situación de las provincias es muy complicada. Hay provincias que se endeudaron inexplicablemente para gastos corrientes, como Mendoza, que se endeudó por 300 millones de dólares», enfatizó.

«Lo escuché a hablar a Cornejo, impresionante… y se endeudó para gastos corrientes. Sería bueno que nos calmemos, se rasgan las vestiduras como los defensores de la clase media y la empobrecieron. Y vienen a darnos clases de economía, no lo puedo creer», planteó.

El diputado y titular del Comité Nacional de la Unión Cívica Radical publicó la semana pasada una nota de opinión, en la que criticó las medidas tomadas por Alberto Fernández con respecto a los subsidios al transporte y a la energía, al señalar que «prevén un fuerte impacto fiscal en el presupuesto del Estado Nacional, pero solo se verán reflejadas en el AMBA», por lo que regresará «la discriminación en los subsidios».

Comentarios